Chocos con Guisantes en Amarillo

Cocinamos y compartimos un guiso muy gaditano: los chocos con guisantes en amarillo ¡¡¡ Este guiso está riquísimo !!! Esta es una época muy relacionada con los guisos y a nosotras nos encantan. La Cuaresma hace posible que vuelvan a la cocina guisos de nuestras abuelas, de nuestras madres, y con ingredientes tan únicos como las legumbres -garbanzos, judías-; pescados como el bacalao; marisco como los langotinos, arroces, … ! Compartimos ya la receta que esperamos que la disfrutéis tanto como nosotras:


Ingredientes

  • 1 Kilo de chocos
  • 3 cebollas
  • 1 hoja de laurel
  • 4 dientes de ajo
  • 250 gramos de habas a ser posible de temporada
  • 250 gramos de chícharos (guisantes) a ser posible de temporada
  • 3 patatas frescas
  • 1 vaso de aceite de oliva
  • 2 vasos de agua
  • Sal y pimienta al gusto
  • Varias hebras de azafrán
  • Para el Majaito:
  • Una rebanada de pan troceado pequeño y frito
  • 250 gramos de almendras tostadas
  • 1 cabeza de ajo
  • 1 copa de Manzanilla
MODO DE PREPARACIÓN:

* Vamos a comenzar preparando un sofrito. En una cazuela con aceite agregamos la cebolla picada, el ajo picado también, y el laurel.

* Cuando la cebolla esté pochada, le añadimos los chocos enteros, que haremos limpiado por dentro con anterioridad.

* Le añadimos la sal y la pimienta y seguidamente rehogamos y seguimos cocinando hasta que rompa a hervir.

* Llegado este momento le añadimos los guisantes y las habas y dejamos cocinar un poco más, hasta que los chocos se hagan un poco.

* En otra sartén freímos el pan y hacemos un majado con este pan frito, las almendras, la cabeza de ajo pelada y la copita de Manzanilla.

* Antes de que estén completamente cocinados los chocos le añadimos las patatas cortadas a daditos, y añadimos el majado que hemos preparado, además del agua, pero no mucha, ya que nos debe quedar espesito el guiso.

* También incorporamos las hebras del azafrán.

* Dejamos cocinar nuestro guiso unos minutos más hasta que las patatas estén tiernas.

Y ya está nuestro guiso listo y preparado para emplatar y servir a la mesa. Como siempre que preparamos un guiso, está más rico si lo comemos el día después de prepararlo.

Que disfrutéis muchísimo :-)