Potaje de Garbanzos con Acelgas

Y volvemos a la cocina y a los guisos que, aunque aun tengamos tiempo veraniego, nos apetecen mucho. Es una receta muy completa con amplia variedad de ingredientes, que en casa la disfrutamos como plato único, y que además nos va a aportar muchos nutrientes. Pero antes de compartir nuestra receta, os contamos algunos detalles de nuestro ingrediente estrella de esta semana, la acelga. Es una hortaliza de hoja verde con propiedades nutricionales muy beneficiosas. Aunque la acelga se cultiva durante todo el año, su mejor época para su consumo podría ser desde el otoño hasta la primavera. Son muy ricas en Vitamina A, muy importante para mantener una piel sana, una buena visión, un cabello saludable, el sistema esquelético y el inmunológico. La Vitamina A posee propiedades antioxidantes, por lo que nos protege ante los radicales libres, las infecciones y las enfermedades degenerativas. Contienen grandes cantidades de folatos, los cuales colaboran en la formación de los glóbulos rojos y blancos y los anticuerpos del sistema inmunitario. Las acelgas tienen gran contenido en agua, por lo que nos hidratan cuando las ingerimos. El potasio de la acelga es muy importante para cuidar nuestros músculos y el sistema nervioso. Otro mineral que contiene la acelga es el magnesio, que nos ayuda a mantener un intestino sano, favorece el tránsito intestinal, fortalece los huesos y dientes y hace que nuestros músculos puedan funcionar correctamente. Contienen hierro, el cual combate la anemia ferropénica, participa el la producción de hemoglobina (que transporta el oxígeno a todas las células del organismo) y forma parte de muchas proteínas. La acelga también contiene Yodo, imprescindible para que la glándula tiroides pueda producir las hormonas tiroideas, las cuales intervienen en multitud de funciones como por ejemplo el metabolismo, el desarrollo del feto o la regulación de la temperatura corporal. Su contenido en Vitamina C nos ayuda a absorber el hierro, combatir a los radicales libres, repara y mantiene en buen estado los huesos, dientes y tejidos, ayuda en la cicatrización de heridas y participa en muchas funciones en nuestro organismo. (Fuente: www.ecoagricultor.com) Compartimos ya la receta que esperamos que la disfrutéis mucho:


Ingredientes

  • 1/2 kg. de garbanzos
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento verde grandecito
  • 2 tomates colorados
  • 1 patata
  • 2 hojas de laurel
  • 1/2 vaso de aceite
  • 1 manojo de acelgas
  • Sal y Pimienta negra
  • 2 cucharadas de pimentón dulce
  • 2 huevos duros

MODO DE PREPARACION:

* Ponemos los garbanzos en un bol cubiertos de agua en remojo la noche antes

* Hervimos los dos huevos durante quince minutos, dejamos enfriar, pelamos, picamos y reservamos en un bol pequeño

* En la olla donde vayamos a cocinar el guiso echamos los garbanzos, los cubrimos de agua caliente y comenzamos a cocinar a fuego medio

* Troceamos toda la verdura bien picada menos las acelgas (cebolla, pimiento, y tomate) y la patata a cascos y lo añadimos todo a la olla

* Añadimos el laurel, el pimentón dulce y el aceite y removemos para que se unan los ingredientes. Salpimentamos

* Lavamos las acelgas, separamos las pencas de las hojas, troceamos por un lado las hojas y a las pencas le quitamos las hebras con un cuchillo. Ponemos agua caliente en una olla, echamos las acelgas troceadas y antes de que hiervan las sacamos, escurrimos y las añadimos al guiso.

* Tapamos la olla y si lo hacemos con olla presión lo dejamos cocinar durante 20 minutos a fuego medio y con olla tradicional durante una hora y cuarto.

* Comprobamos que los garbanzos estén tiernos y retiramos del fuego. Si necesita más caldo, le añadimos más agua.

* Emplatamos y añadimos por encima el huevo duro picado y a servir a la mesa.

¡ Que disfrutéis mucho de este guiso y feliz fin de semana y semana para todos !